martes, junio 2Desata tu Creatividad
bitacora

Cómo actuar si sufrimos un accidente de tráfico.

En España ocurren cada año unos dos millones de siniestros de tráfico. Sin embargo, nunca pensamos que nos va a tocar a nosotros y la mayoría de la gente no sabe bien cómo actuar cuando sufre un accidente y, en muchas ocasiones, ni siquiera tiene a mano la documentación e información que necesita para elaborar correctamente el parte de accidente.

Desde Indemnización total, como abogados especialistas en accidentes de tráfico, en este artículo queremos explicaros qué hacer en caso de sufrir un accidente, como reducir sus consecuencias negativas al máximo y cómo actuar correctamente para, el final de todo, obtener la máxima indemnización posible que minimice en la medida de lo posible las consecuencias negativas.

¿Qué documentación debemos llevar en el coche?

Como en casi todos los aspectos de la vida, la previsión es algo positivo que hará que todo sea más fácil cuando tengamos un accidente de tráfico.

La documentación imprescindible que debemos llevar con nosotros es:

  • Relativa al conductor: DNI y carnet de conducir en vigor.

  • Relativa al vehículo: permiso de circulación y tarjeta de inspección técnica con la ITV en vigor.

  • Relativa al seguro del vehículo: póliza del seguro, recibo del último pago y todos los números de asistencia de nuestra compañía.

Es cierto que algunas cosas ya no es obligatorio llevarlas por ley, pero también lo es que no cuesta nada tenerlas en la guantera y nos pueden venir muy bien para agilizarlo todo.

Cuando ocurre el accidente: ante todo, mantengamos la calma.

Puede parecer tontería decirlo, pero es muy común ver en nuestras calles y carreteras como, tras un accidente, los conductores se enzarzan en discusiones absurdas que no pueden conducir a nada bueno.

Ante todo, debemos mantener la calma, ser corteses con la parte contraria y centrarnos al máximo en minimizar las consecuencias del impacto. Ya habrá tiempo después para discutir de quién es la culpa.

Antes de bajarnos de nuestro vehículo debemos asegurarnos de poder hacerlo en condiciones de seguridad. Si es posible nos apartaremos a un lado de la vía (siempre al derecho si se puede) y, tras comprobar que no viene coches, descenderemos y procederemos a comprobar si hay heridos.

En caso de haberlos, lo primero que debemos hacer es prestarles asistencia mientras nosotros mismos u otra persona avisan a los servicios de emergencias llamando al 112.

Muy importante es señalar que, en caso de heridos graves, nunca debemos tocarlos si no estamos seguros de lo que hacemos y tenemos los conocimientos necesarios para no agravar sus lesiones por una manipulación incorrecta.

Una vez que los posibles heridos están atendidos, debemos señalizar correctamente el lugar del accidente para evitar que puedan producirse más. Para ello utilizaremos las luces de emergencia de los propios vehículos implicados y los triángulos reglamentarios de señalización.

Debemos recordar que los triángulos siempre deben colocarse de manera distinta dependiendo de en qué tipo de vía nos encontremos.

En caso de ser una vía de doble sentido, debemos colocar uno por delante y otro por detrás del vehículo a una distancia de 50 metros de nuestro vehículo y asegurándonos de que sean visibles desde, al menos, 100 metros de distancia.

En caso de que la vía sea de un único sentido debemos colocar sólo uno de los triángulos en la parte trasera del accidente, es decir, de manera que sea visible para los vehículos que se acercan. Debemos respetar también en este caso los 50 metros de distancia y los al menos 100 metros de visibilidad. Si es necesario, colocaremos los dos debidamente separados para aumentar esa visibilidad.

¿Llamar o no llamar a la policía?

Como ya hemos dicho, en caso de haber heridos tendremos que llamar a los servicios de emergencia. Con ello, se personará en el lugar de los hechos la policía local o la Guardia Civil para hacerse cargo de la situación.

Sin embargo, en la mayoría de accidentes no hay heridos y los daños en los vehículos permiten que estos sigan la marcha.

En estos casos es muy frecuente la duda de si es necesario llamar a la policía o basta con arreglar las cosas entre los conductores implicados.

Desde Indemnización Total nuestro consejo es llamar a la policía siempre que no haya acuerdo sobre quién es el culpable del siniestro o incluso en los casos en los que, habiendo acuerdo, la otra parte se niegue a firmar un parte amistoso en el que quede clara su responsabilidad en el siniestro.

Si no lo hacemos así y nos limitamos a una toma de datos y dar cada uno su parte de manera independiente como hace mucha gente, dependeremos totalmente de la buena fe del otro conductor a la hora de trasladar los datos a su aseguradora y, por desgracia, en nuestro despacho nos encontramos en muchísimos casos en los que la parte contraria ha cambiado su versión para tratar de exculparse.

Muy importante: rellenar bien el parte amistoso.

Esto es algo fundamental. La mayoría de la gente no ha rellenado en su vida un parte amistoso y, cuando con los nervios del accidente se dispone a hacerlo, se encuentra con un formulario lleno de campos para cumplimentar y casillas para tachar, que en muchas veces puede generar dudas y que, si lo que remos rellenar bien, lleva su tiempo.

En este momento es fundamental tomarnos ese tiempo, ver bien lo que pone en cada casilla, marcar las adecuadas, rellenar todos los campos posibles y firmar el documento ambas partes.

Nuestro consejo, una vez cumplimentado, es que el conductor “inocente” se quede con el original y el culpable del siniestro se quede con la copia. El motivo es evitar posibles manipulaciones en el original y garantizarse ver correctamente todos los datos ya que, en muchas ocasiones, las copias son poco legibles y pueden generar dudas.

Una vez que hayamos rellenado el parte podremos irnos del lugar del accidente y lo entregaremos lo antes posible a nuestra compañía de seguros (siempre antes de 7 días).

Resolución.

A partir de aquí, si todo va bien, las compañías de seguros cruzarán datos entre ellas y se pondrán de acuerdo para arreglar nuestro vehículo.

Si hemos tenido lesiones es muy importante que el mismo día del accidente acudamos a urgencias para ser valorados correctamente.

A partir de ahí, el tratamiento médico es fundamental. No sólo debe ser el adecuado para curarnos, sino que, además, debe quedar todo correctamente documentado mediante informes para que, en base a ellos, podamos reclamar la indemnización que nos corresponda.

En este trámite es muy importante estar bien asesorado por profesionales en la materia que garanticen la defensa de nuestros derechos y, en definitiva, que se cumple el fin último de la Ley que no es otro que el resarcimiento íntegro del daño.

Comentarios con Facebook

comentarios

One Comment

Deja un comentario